Cristina Kirchner no asistiría al discurso de Macri en el Congreso

Con menos publicidad que la novela del al final fallido traspaso de los atributos presidenciales en 2015, por estas horas se reedita el misterio de la presencia simultánea de Cristina Fernández de Kirchner y su sucesor, Mauricio Macri, en el Congreso de la Nación. Hace días que en el Instituto Patria, think tank mantenido por Oscar Parrilli, se discute la conveniencia de que la ex mandataria asista mañana al tercer 1M de Cambiemos. Por ahora, todo indica que, otra vez, pegaría el faltazo, ya sin la carga de romper un protocolo histórico del cambio de mando.

El tercer discurso de Macri ante la Asamblea Legislativa será, además, el primero que debería escuchar la ex mandataria en vivo y en directo en el recinto, ungida como senadora por Unidad Ciudadana el año pasado. Cultivando un bajo perfil en los albores de este 2018, la justificación que ya están preparando en el cristinismo para la probable ausencia es que no quiere “opacar” la alocución del líder de PRO.

La excusa fue adelantada el fin de semana por el diario Perfil y hasta anoche, al menos, repetida cerca de la ex Presidenta. “Si va, es una fábrica de memes para Twitter”, analizaban en el Patria, con bastante tino, la eventual repercusión de las caras de Cristina Kirchner en pleno discurso de Macri, imaginando casi una pantalla partida entre ambos en la televisión.

La estrategia comunicacional en esta etapa legislativa de la ex Jefa de Estado, sería que tenga más protagonismo en las sesiones, como en su debut en diciembre y como quedó claro durante su época de legisladora; pero alejada de peleas en el resto de las actividades oficiales. “No va a discutir con un ministro en una comisión, no es su perfil”, resumieron en Unidad Ciudadana.

Claro que hay una encrucijada en aquella táctica: si ella asiste, se habla de ella; si falta, también se habla de ella. Sus dos ausencias a la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta, que debía tratar la reforma tributaria auspiciada por la Casa Rosada, fueron noticia. La segunda y última vez que fue al Congreso como representante de UC fue el 27 de diciembre.

Con el más que probable faltazo de Cristina Kirchner, no hay aún información de qué hará el resto de su bloque de nueve senadores, el Frente para la Victoria-PJ, cuya jefatura pertenece al neuquino Marcelo Fuentes. Pero, ajenos a la excusa de eclipsar el protagonismo presidencia, lo más probable es que sí vayan al recinto.

Sobran antecedentes para especular con la ausencia de la ex mandataria. Su hijo Máximo Kirchner, debutando con meses apenas de diputado, faltó a la primera asamblea legislativa de Macri en 2016. Estaba justificada: decidió quedarse en Santa Cruz para la primera apertura de sesiones ordinarias de su tía Alicia. Al siguiente año, directamente el líder de La Cámpora no esgrimió ningún pretexto: evitó bajar al recinto y prefirió quedarse en las oficinas del Frente para la Victoria del tercer piso del Palacio.

 

Fuente: El Cronista